INTROVERSIÓN Y EXTRAVERSIÓN

INTROVERSIÓN Y EXTRAVERSIÓN

El secreto de la vida es elegir el foco adecuado. Para algunos, es un foco de Broadway, para otros, una lámpara de mesa”. Susan Cain

Si disfrutas de ambientes tranquilos, si te gusta estar a solas o en grupo reducidos, si escuchas más de lo que hablas, si observas y reflexionas antes de hablar… se dice que tu temperamento es introvertido.

Si te gusta el bullicio y el ajetreo, disfrutas en grupos grandes, te gusta conocer gente y sitios nuevos, probar experiencias distintas… se dice que tu temperamento es extravertido.

Introversión y extraversión son palabras relacionadas con la personalidad, son los extremos en una línea. Hay muchas combinaciones posibles de los dos polos de la línea. Así, cuando se dice de alguna persona que es introvertida, no quiere decir que no quieras estar en contacto con más gente. En situaciones como círculos reducidos de amistad puede ser tan animada y habladora como las personas extravertidas.

Las personas introvertidas tienden más a la reflexión, las extravertidas tienden más a la acción, pero ambas reflexionan y actúan.

Si te inclinas más hacia la introversión, necesitarás tu espacio para recargar pilas. Si te inclinas más hacia la extraversión, estar con gente es lo que te carga la pila. Es importante saber cómo recuperamos nuestra energía. No es mejor un modo u otro. Habrá períodos distintos en tu vida, más hacia dentro o más hacia fuera. Descubre qué necesitas tú en cada momento y procúrate ese tiempo.  

Más allá de las definiciones.

Al final, lo importante, no son las palabras con las que puedas o puedan describirte, la tarea de crecer y madurar significa descubrir dónde te sientes bien, cómo disfrutas de tu tiempo de ocio, con quién quieres relacionarte… qué llena y da sentido a tu vida. Todo esto que puede llevar tiempo y es algo que vas a revisar a lo largo de tu vida en diversas ocasiones.

No siempre es fácil “definirnos”, no siempre encontramos nuestro sitio rápidamente. Esto no significa que no haya un sitio para ti o que seas “raro”. A veces las cosas tienen un tiempo más lento del que nos gustaría y quizás no estemos en el mejor sitio, o en el mejor momento, para poner en acción todo nuestro potencial.

Lo más importante es que aprendas a conocerte, que descubras dónde, cómo y con quién te sientes bien. Explorar distintas alternativas es bueno. Crecer también significa elegir. Mantén la mente abierta, solo podemos elegir cuando conocemos opciones diferentes.

En la adolescencia todos queremos brillar con focos de Broadway pero, como dice la frase del comienzo: “El secreto de la vida es elegir el foco adecuado”… descubrirlo es una interesante tarea.

Si tienes dificultades para relacionarte habla de ello con personas que te quieran. No hay nada malo en ti. Busca, explora, observa… encontrarás. Quizás tus circunstancias personales y familiares no favorezcan, en este momento, que encuentres tu sitio... . Lo encontrarás… sigue creciendo y buscando. Si te sientes muy aislado pide ayuda (consulta en el apartado de sentimientos de esta web).

Recursos de ayuda
 

Tu familia o tus amistades: Elige una persona en la que sientas que puedes confiar. Dile cómo te encuentras, háblale de tus preocupaciones, tus miedos. Si lo necesitas, pídele que te acompañe a un recurso de ayuda.

Tu centro educativo: El profesorado o el personal de Orientación de tu centro educativo pueden hablarte de las opciones que tienes a tu alcance, para ampliar las que tú ya conoces.

Tu médico/a de atención primaria: pide una cita y coméntale cómo te sientes, valorará tu estado de ánimo y si has desarrollado algún problema en relación a la situación que vives. Te ayudará a encontrar una salida.

Teléfono de la Esperanza: Puedes hablar con una persona las 24 horas del día, consulta los teléfonos de nuestras sedes en la página www.telefonodelaesperanza.org. Una de nuestras personas voluntarias está disponible para escucharte y te ayudará a expresar todo lo que necesites. También puedes solicitar entrevista con un profesional de Intervención Psicosocial.

Fundación ANAR: Si tienes problemas que requieren una atención profesional inmediata y anónima, contacta con esta organización sin ánimo de lucro que se dedica a la promoción y defensa de los derechos de los niños y adolescentes en situación de riesgo y desamparo. Teléfono gratuito de atención especializada 900202010, su web en la que encontrarás más información www.anar.org.