¿POR QUÉ NO PUEDO DEJAR UNA RELACIÓN INSANA?

¿POR QUÉ NO PUEDO DEJAR UNA RELACIÓN INSANA?

Puede haber varias razones para que pase esto, a veces incluso hay personas que no se dan cuenta de que están en una relación insana. Para cada persona la situación y los motivos que la han llevado hasta ahí será distinta.

Si te das cuenta de que te hace daño esa relación y no sabes cómo dejarla, busca ayuda. No siempre es fácil separarse en una relación. Busca ayuda en amigos y amigas que te quieran bien, familia, asociaciones, profesionales… necesitas construir una red de apoyo para dar el paso. Si están pasándolo muy mal, si sientes mucha tristeza, temor y crees que no vales nada, pide ayuda en tu colegio a profesores y a personas mayores en quienes confíes. A tus padres, ¿por qué no?, quizás te sorprendan.

Las relaciones insanas son como una madeja embrollada; todo son nudos, es difícil saber dónde está el hilo para tirar o cómo deshacer los nudos, cuál fue el principio de todo eso, o por qué estás donde estás ahora. Si estás en esta circunstancia tú no eres el problema. Todos podemos tener dificultades y no saber cómo solucionarlas, sentir confusión, no ver otra salida u otra opción y seguir en un lugar que nos hace daño. Si puedes verlo así, si te das cuenta de que estás enredado en esta madeja, hay una cosa que puedes hacer, aunque te cueste hacerla: PIDE AYUDA.

¿Cómo ayudar a un amigo o amiga que está en una relación insana?

Si tienes un amigo o una amiga en esta situación solo puedes ayudarle mostrando mucha comprensión. No le juzgues, querer hacer algo no siempre significa poder hacerlo. A veces necesitamos tiempo para darnos cuenta de dónde nos hemos enredado.

Dale tu apoyo, que sepa que vas a estar ahí para cuando lo necesite y que tu amistad no va a depender de las decisiones que tome. Esto no significa que estés de acuerdo o que te guste lo que está pasando, solo se trata de estar ahí para cuando te necesite verdaderamente.

Recursos de ayuda
 

Tu familia o tus amistades: Elige una persona en la que sientas que puedes confiar. Dile cómo te encuentras, háblale de tus preocupaciones, tus miedos. Si lo necesitas, pídele que te acompañe a un recurso de ayuda.

Tu centro educativo: El profesorado o el personal de Orientación de tu centro educativo pueden hablarte de las opciones que tienes a tu alcance, para ampliar las que tú ya conoces.

Tu médico/a de atención primaria: pide una cita y coméntale cómo te sientes, valorará tu estado de ánimo y si has desarrollado algún problema en relación a la situación que vives. Te ayudará a encontrar una salida.

Teléfono de la Esperanza: Puedes hablar con una persona las 24 horas del día, consulta los teléfonos de nuestras sedes en la página www.telefonodelaesperanza.org. Una de nuestras personas voluntarias está disponible para escucharte y te ayudará a expresar todo lo que necesites. También puedes solicitar entrevista con un profesional de Intervención Psicosocial.

Fundación ANAR: Si tienes problemas que requieren una atención profesional inmediata y anónima, contacta con esta organización sin ánimo de lucro que se dedica a la promoción y defensa de los derechos de los niños y adolescentes en situación de riesgo y desamparo. Teléfono gratuito de atención especializada 900202010, su web en la que encontrarás más información www.anar.org.