Quizás ha muerto alguien importante en tu vida

Cuando piensas en lo ocurrido sientes ganas de llorar, o paralizas el recuerdo porque no quieres ponerte mal o te sientes bloqueado, como vacío por dentro o frío.

​​​​​​​Sientes que tienes una depre

Sientes ganas de llorar a menudo. Estás triste e irritable, tienes dolores frecuentes de cabeza o estómago, te notas sensible y vulnerable a la crítica, al rechazo y al fracaso. Sientes que no vas a ponerte bien nunca.

Tu familia es el problema y tú no puedes arreglarlo

Hace tiempo que no hablas de tus cosas en casa. Puede que haya conflictos y nadie esté dispuesto a escuchar o ya no hablas porque sabes que no te van a escuchar o ya no sirve para nada.

Si estás en un entorno problemático

Si estás en un entorno problemático, hay muchos factores que pueden convertir una casa en un campo de batalla. Violencia de género, adicciones (alcoholismo u otras), enfermedades mentales no tratadas de forma adecuada, negligencia, abandono, abusos…